La estación de Navacerrada ha sido el lugar elegido para disfrutar del esquí de fondo, gracias a las últimas nevadas en la sierra madrileña. El alumnado ha puesto en práctica los conceptos de resistencia y coordinación para poder deslizarse por la superficie blanca.